Separaciones

Separaciones

Las separaciones pueden ser tanto matrimoniales como de parejas de hecho e implican el cese de la vida en común del matrimonio o la pareja.

La institución de la separación se puede producir tanto de hecho como judicialmente.

Las parejas de hecho que desean separarse, cuando tienen hijos respecto de los cuales desean regular las medidas a adoptar tras el cese de la convivencia en común, pueden optar por su regulación judicial. No obstante, cuando no existen hijos menores sino solo bienes y/o deudas pendientes de reparto o bien cuando existen tanto hijos menores como bienes y/o deudas, para la regulación de este último aspecto, se ha de acudir a un procedimiento ordinario, es decir, no se podrán regular en un único procedimiento juntamente con las medidas paterno-filiales.

La separación judicial sigue un procedimiento prácticamente igual que al del divorcio. Una de las principales diferencias entre las consecuencias de la separación y el divorcio radica en que en la separación matrimonial cabe la reconciliación mientras que los divorciados que quieran volver a estar casados deberán contraer matrimonio nuevamente.

La separación, al igual que el divorcio, puede tramitarse siguiendo un procedimiento contencioso o bien de mutuo acuerdo.

El precio es desde 400 euros.

MAS INFORMACIÓN