Nulidades matrimoniales canónicas

Nulidad matrimonio canónico 

Si usted se está planteando un proceso de nulidad de su matrimonio católico se plantea  ante los Tribunales Eclesiásticos. Para solicitar la nulidad del matrimonio católico sí hay que alegar causales.

Nulidades matrimoniales canónicas

Un matrimonio celebrado por la Iglesia se presume válido, es decir, que los contrayentes quedaron verdaderamente casados y unidos de por vida por el vínculo matrimonial. Algunas veces sucede que matrimonios celebrados por la Iglesia son nulos y por esto mismo los contrayentes no han quedado casados ni unidos por el vínculo matrimonial. Esto hay que demostrarlo, pues en la Iglesia todo matrimonio se presume válido mientras no se demuestre lo contrario.

La nulidad de un matrimonio canónico es declarada por un Tribunal Eclesiástico de Primera Instancia y, además, debe ser confirmada por decreto o por sentencia por el Tribunal Eclesiástico de Segunda Instancia. Es decir, se requieren dos decisiones conformes para que los cónyuges queden libres del vínculo matrimonial. Desde este momento pueden volver a casarse por la Iglesia si lo desean.

Cuando la Iglesia declara la nulidad de un matrimonio católico, a través de sus Tribunales Eclesiásticos, quiere decir que la convivencia conyugal durante el matrimonio declarado nulo fue moral y lícita, que los hijos que se tuvieron son legítimos para la Iglesia, que permanece la obligación de los padres de alimentar y educar a sus hijos y que se originan todas las obligaciones civiles derivadas del matrimonio como son la sociedad conyugal, su régimen económico matrimonial, etc.

¿Cuáles son las causales para declarar nulo un matrimonio canónico?

Las causales para declarar la nulidad de un matrimonio canónico son muy diversas y dependen de si hay vicios en el consentimiento matrimonial, o de si hay impedimentos o prohibiciones matrimoniales. Las más comunes suelen ser: 1. Si uno de los cónyuges se ha casado por la Iglesia teniendo todavía otro vínculo matrimonial vigente; 2. Si se da la impotencia para el acto conyugal en el esposo o en la esposa; 3. Si alguno de los contrayentes carecía de suficiente uso de razón; 4. Si teniendo suficiente uso de razón, carecía de la necesaria discreción de juicio. 5. Si teniendo suficiente discreción de juicio para entender las obligaciones esenciales del matrimonio y aún queriéndolas cumplir, es incapaz de cumplirlas por una causa de naturaleza psíquica (por ejemplo, es incapaz de guardar la fidelidad, de vivir unido de por vida, de llevar una vida sexual normal, de educar y alimentar a sus hijos, etc.) 6. Por simular casarse y en realidad no hacerlo porque excluyó voluntariamente quedar verdaderamente casado, o excluyó voluntariamente la fidelidad o la procreación o la indisolubilidad del matrimonio, etc.; 7. Si uno de los cónyuges se casó engañado por el otro por una cualidad que no tiene y que perturba gravemente el matrimonio; 8. Si alguien se casó por miedo, coacción o sin libertad suficiente.

¿Es necesario que los dos esposos estén de acuerdo en pedir la nulidad canónica? ¿Y si la otra parte no quiere pedirla? 

No es necesario que ambas partes estén de acuerdo en pedir la nulidad; basta con que una de ellas quiera pedirla para que el procedimiento pueda seguir adelante. Es conveniente y recomendable que ambas partes actúen dentro del proceso de manera activa, pero no es obligatorio, ya que puede concederse la nulidad a pesar de que el demandado esté en contra o nunca llegue a prestar declaración. Si el Tribunal Eclesiástico considera que con las pruebas presentadas por el demandante ha quedado suficientemente probada la causa de nulidad invocada, puede dictar sentencia.

¿Se lleva con absoluta discreción y confidencialidad el proceso de nulidad del matrimonio católico?

Todo el proceso se lleva con absoluto y exquisito sigilo y confidencialidad. Sólo los miembros del Tribunal, los abogados, procuradores, peritos y las partes conocen la causa.

Los testigos sólo responden a las preguntas que se formulen a cada uno y no conocen las preguntas y respuestas realizadas a los demás testigos o a las partes.

No hay audiencia pública. En un proceso de nulidad de matrimonio católico no suelen realizarse actos simultáneos entre los esposos, de manera que lo más frecuente es que el proceso termine sin que las partes hayan llegado a cruzarse.

¿Cuánto tiempo puede durar un proceso de nulidad de matrimonio católico? ¿Suelen concederla fácilmente?

El proceso suele demorarse normalmente dos años (un año y medio en la primera instancia y seis meses en la segunda instancia). Este tiempo puede ser más breve o más largo, dependiendo del número de causas que lleve cada Tribunal Eclesiástico. El Tribunal declara la nulidad del matrimonio sólo si se prueba y ve con claridad que hay causales para concederla, después de un serio y estudioso proceso de nulidad. El Despacho Fajardo Abogados lleva con éxito las causas de nulidad matrimonial, porque sólo aconseja a sus clientes presentar la demanda de nulidad cuando hay indicios claros y evidentes de que puede haber nulidad. Si el Despacho no ve motivos o causales de nulidad ni pruebas suficientes para demostrarla, recomienda al cliente que no inicie un procedimiento para evitarle falsas expectativas y gastos innecesarios. Para ello, es necesario una entrevista personal al cliente, en un clima de confianza, serenidad y sinceridad y con un tiempo suficiente de mínimo una hora y media de duración, para conocer el caso con profundidad e indagar si puede haber causales de nulidad matrimonial.

¿La nulidad de un matrimonio católico sólo se la conceden a personas ricas y famosas?

Esto es absolutamente falso. Es verdad que una nulidad matrimonial concedida a una persona rica y famosa tiene gran repercusión en los medios de comunicación, pero también es verdad que en los mismos medios de comunicación no se publican muchas nulidades matrimoniales concedidas a personas anónimas y que no son ricas. Lo cierto es que hay muchas personas adineradas y famosas a las que no se les concede la nulidad matrimonial católica y hay muchas personas anónimas y sin dinero a las que tampoco se les concede la nulidad porque no hay causales ni pruebas suficientes para concederla. Lo importante es dilucidar si existió o no un verdadero matrimonio.

 

 MAS INFORMACIÓN