Nulidad del matrimonio civil

Nulidad del matrimonio civil

Cuando un matrimonio es declarado nulo se establece ante la ley que esa unión nunca se celebró, anulando todos sus efectos para la pareja tanto en el presente como en el pasado; lógicamente no se pueden excluir a los hijos habidos en el matrimonio en el caso de que los hubiere.

Un matrimonio puede ser declarado nulo ante las instancias legales (nulidad matrimonial civil) o ante la iglesia (nulidad matrimonial canónica). Si el matrimonio se realizó por la iglesia, y es declarado nulo de forma civil los contrayentes no pueden volverse a casar por la iglesia hasta que el matrimonio no haya sido anulado por la Iglesia, igualmente si se les concedió una anulación canónica, esta debe extenderse al área civil para que puedan casarse legalmente de nuevo.

No siempre se puede pedir la anulación del matrimonio, sólo se concede la nulidad matrimonial si existen causas que hubieran invalidado la realización del matrimonio de haberse conocido en el momento de la unión. Si éste no es el caso se pide el divorcio, el cual es obligatorio, aún cuando no se aleguen causas, según la reforma al código civil del 2005.

Las causas que pueden anular una unión pueden ser de tres tipos fundamentales: de capacidad de las partes, es decir, si se establece en al menos uno de los cónyuges no estaba en capacidad de efectuar el matrimonio. Otras causas para declarar nulo un matrimonio es si no hubo libre consentimiento de ambos, o si el matrimonio no se realizó el matrimonio de una forma válida.

Causas que pueden provocar que un matrimonio sea declarado nulo

Vamos a ahondar en estas causas. Se declara nulo un matrimonio civil si se dan algunas de las causas que exponemos a continuación:

  1. Si el matrimonio fue celebrado sin el consentimiento de alguno de los cónyuges, o si fue celebrado bajo coacción o bajo alguna amenaza que cause un miedo grave.
  2. Si algunos de los contrayentes no estaba en capacidad de unirse, ya sea porque fueran menores de edad no emancipados, o porque al menos uno de ellos estuviera previamente casado (bigamia), o acaso porque fueran parientes. En este último caso se acepta la nulidad si el parentesco es en línea recta por consanguinidad o adopción, o por vía colateral hasta tercer grado.
  3. Además se puede declarar nulo el matrimonio si se demuestra que uno de los cónyuges fue culpable de asesinato o cómplice de la muerte del otro.
  4. Si el matrimonio fue realizado sin la intervención de un Juez, Alcalde o funcionario legal, etc; o si la unión fue celebrada sin testigos.
  5. Tampoco es válido un matrimonio celebrado con algún error en la identidad de uno de los cónyuges que de haberse corregido hubiera impedido la celebración de la unión

¿Quién puede solicitar la nulidad matrimonial?

Pues pueden solicitarla los cónyuges, el Ministerio Fiscal o cualquier otra persona que tenga un interés directo en el asunto. En el caso de que uno o ambos cónyuges sean menores de edad, la nulidad sólo podrá ser solicitada por uno de los padres o tutores, o en su defecto el Ministerio Fiscal. Si los cónyuges llegan a la mayoría de edad, entonces sólo podrá solicitarla el menor a menos que hubieren vivido juntos durante un año después de alcanzada la mayoría de edad.

Si la anulación se pide porque hubiese habido coacción o amenaza a la hora de dar el consentimiento para la unión, entonces sólo podrá solicitar la anulación la víctima y podrá hacerlo a menos que hubiesen vivido juntos durante un año posterior al cese de la coacción o amenaza.

¿Cómo se realiza el procedimiento para declarar nulo un matrimonio?

El proceso de nulidad civil se realiza de forma muy parecida al de divorcio o separación matrimonial, siendo precisa la intervención de un abogado.

La indemnización que se otorga por nulidad matrimonial civil lo que busca es compensar al cónyuge por los efectos de una convivencia ahora se declara nula y que generalmente es consecuencia de un acto de mala fe del otro cónyuge.

Para que se otorgue esta compensación de nulidad matrimonial es necesario que se den los siguientes requisitos:

  • Que el matrimonio sea declarado nulo mediante una resolución de efecto civil, ya sea una resolución de nulidad civil, o una resolución de nulidad canónica con efectos civiles.
  • Que los cónyuges hayan convivido después de la celebración del matrimonio. Aunque la ley no establece un plazo mínimo de convivencia, sí establece que debe ser suficiente para crear la apariencia de vida conyugal, y crear las relaciones continuadas por efecto de convivencia entre marido y mujer.
  • Que haya habido buena fe en al menos uno de los cónyuges. Este requisito establece indispensable el establecimiento de la buena o mala fe de cada uno de los cónyuges.

Se define que actúa de buena fe el cónyuge que actúa sin malicia creyendo que la unión que celebra es válida, o si no, el que sabe que el matrimonio no es válido pero desconoce las consecuencias jurídicas del mismo. Asimismo se define que actúa de mala fe, el contrayente que se casa sabiendo que la unión no es válida, o que no ha confirmado con certeza que el matrimonio no es válido. Esta declaración de fe de ambos cónyuges debe ser establecida por el juez civil que sentencie el caso.

  • En todos los casos el monto de la pensión se establece de forma similar al de la pensión compensatoria y la forma de pago se decide según acuerdo entre las partes, ya sea de forma periódica o mediante un solo pago que cubra el monto total de la compensación señalada.

MAS INFORMACIÓN